Santiago.- Los altos niveles de limpieza que se registran en todo el Municipio de Santiago, han contribuido satisfactoriamente en el control de las enfermedades infecto contagiosas, reportándose índices muy bajos en comparación con lo que se daba en el pasado, que los hospitales vivían abarrotados de personas afectadas por diferentes virus y enfermedades.

A la llegada de Abel Martínez, a la dirección del Ayuntamiento de Santiago, existían más de dos mil vertederos improvisados diseminados en todos los sectores de la ciudad, lo que traía consigo una propagación de plagas, como ratones y cucarachas que mantenían en vilo a la población.

La gran acumulación de basura y el mal manejo del Vertedero de Rafey, que de manera permanente vivía con una fuerte humareda que cubría toda la ciudad, representaba un serio peligro para la población santiaguera, llevando hasta los hospitales a niños, adolescentes, adultos y ancianos afectados de enfermedades respiratorias, dengue, leptospirosis y otras.

A pocos meses de iniciada la gestión del alcalde de Abel Martínez, ya la situación estaba bajo control y en la medida que pasaba el tiempo, Santiago se colocó como la ciudad más limpia del país implementando un sistema de recolección optimo y el procesamiento de toda la basura que se produce, a través de una planta de reciclaje.

La regularidad en el paso de los camiones recolectores no da tregua a la acumulación de desechos, el eficiente servicio de recogida de basura se hizo efectivo en todos los barrios y urbanizaciones y las unidades de recolección pasan dos y tres veces por semana.

A todo este esquema de trabajo de limpieza e higienización que abarca los parques, plazas, mercados y cementerios, se unió un amplio programa de fumigación dispuesto por el alcalde Abel Martínez, a fin erradicar todo tipo de plagas e higienizar toda la ciudad.

La eficiencia que se registra en el manejo y destino final de las mil toneladas diarias de desechos sólidos que produce el municipio, representa un ahorro significativo para el presupuesto en materia de Salud Pública, ya que la incidencia de este tipo de afecciones han disminuido considerablemente.

Especialistas de la medicina como el doctor Pedro Mendoza, aseguran que en Santiago han disminuido considerablemente los casos de leptospirosis y de asma, ya que ambas enfermedades están asociadas a la contaminación ambiental, ya sea por ratas o por la humareda que produce la quema de basura y esos aspectos están bajo control en Santiago.

“La higiene personal, de la familia y de una ciudad es vital para mantener la buena salud y si en una ciudad hay cúmulo de basura la gente está expuesta a enfermarse más por los tantos desperdicios biológicos y se constituyen en un alto riesgo para la salud de la gente, de modo tal que dondequiera que hay basura orgánica acumulada, como desperdicios de alimentos, papeles, trapos, etc., existen mayores riesgos y en Santiago, eso fue superado y por ende la gente se enferma menos”, dijo Mendoza.

De acuerdo a una reciente encuesta dada a conocer por la firma Herrera, Almonte & Asociados, el servicio de la recogida de la basura en todo el Municipio de Santiago, cuenta con una valoración en la población de un 96.29%, que la considera excelente y buena, números sin precedentes en la historia municipal.

Dirección de Prensa, Ayuntamiento de Santiago, domingo 11 de agosto 2019.